BienvenidaBlog

Sectas en el cristianismo – dividiendo la iglesia de Cristo

Sectas en el cristianismo – Dividiendo la iglesia de Cristo. Cuando se nos pregunta acerca de la religión, a menudo encontramos a muchos cristianos que nos corrigen con orgullo por pertenecer a los mormones, los católicos o la fe evangélica. No se dan cuenta de que le están dando la oportunidad al enemigo de reírse de nosotros. ¿Por qué nos hemos dividido en tales categorías? Cristo no nos enseñó a hacer eso, ¿verdad? Sólo Satanás se divide. El cristianismo solo se trata de seguir las formas en que Cristo nos enseñó y difundir el mensaje de la cruz. Estas denominaciones solo nos están separando. ¿Por qué crear diferencias cuando seguimos al mismo Dios y Sus enseñanzas? Necesitamos estar unidos y olvidar nuestras diferencias, ya que sabemos que nuestro Dios es un Dios viviente y Él nos ha enviado a la tierra por una razón.

Esta no es nuestra iglesia, la iglesia del pastor o su iglesia, sino que es la iglesia de Dios. Las denominaciones son totalmente hechas por el hombre, lo que significa que las miles de iglesias son hechas por el hombre, pero la misma meta de todas es conocer el amor del Señor Jesucristo. La iglesia no es un edificio ni una denominación, sino el Cuerpo de Cristo. ¿No pensaría Cristo en sus seguidores debatiendo por cuestiones (triviales) en lugar de buscar formas de unirse? ¿Puede la Iglesia de hoy afirmar ser como la iglesia cristiana primitiva? No ¿Por qué? Porque el HOMBRE ha introducido todo tipo de doctrinas en la Iglesia a lo largo de los siglos, doctrinas que Dios nunca tuvo la intención de introducir, creando denominaciones.

La razón de todas las divisiones es que el hombre sigue sus propias opiniones y no la palabra de Dios. La iglesia de Cristo está ordenada y ejemplificada en el libro de los Hechos y las Epístolas para que puedas reconocer LA IGLESIA en vez de las mentiras. La iglesia de Cristo por la cual murió es la única iglesia verdadera y desea ser solamente bíblica.

Conclusión

Necesitamos unificarnos en Espíritu en lugar de señalar nuestras diferencias. Estaremos lejos de la palabra de Dios si no dejamos de crecer nuestras diferencias. Necesitamos aprender a respetar la relación de cada cristiano con Dios, su estilo de oración, su adoración y su comprensión. Necesitamos abrazar el cristianismo tal como es, sin moldear o exagerar una u otra creencia. Si continuamos viendo nuestras diferencias e ignorando el mensaje verdadero, estaremos produciendo muchas iglesias satánicas y sectarias futuras. Hagamos del cristianismo uno y permitamos que el fuego del Espíritu Santo se difunda entre los no creyentes a través de nuestra unidad y oraciones.

Carolina Sánchez

Guadalajara – México


ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Previous post

Maulvi - El responsable de la intolerancia religiosa

Next post

¿Quién es nuestro Señor Dios o Alá?

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.