BienvenidaBlog

El Fin de la soledad

El Fin de la soledad

Isaías 41:10 – No temas, porque yo estoy contigo; no te desanimes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; Te defenderé con mi diestra mano derecha.

Dios es omnipresente. Esta cualidad es una parte esencial de su Ser como el eterno Dios que llena todo el tiempo y el espacio. Pero hay una gran diferencia en Dios como Dios presente en todas partes y Dios que está contigo. Es cierto que Dios conquistará tus ansiedades y te consolará en tu soledad. Él prometió: – ‘’He aquí, estoy contigo siempre’’. Con tales promesas, ¿por qué nos vemos tan a menudo en la vida como si estuviéramos solos?

Claro, hay momentos en que enfrentamos dificultades y nos sentimos solos. Como cuando los amigos se han ido y no puedes encontrar ayuda en un hermano o hermana. Pero la ausencia de un compañero ‘’mundano’’ no te deja sin esperanza o ayuda. Porque incluso cuando caminas por valles de sombra de muerte, Dios está contigo para protegerte, fortalecerte y cumplir sus buenos propósitos a través de ti. Nunca estás realmente solo. No cargues con el peso de la soledad diseñada por ti mismo, porque al hacerlo, seguirás temiendo y colapsandote bajo el peso de tus aflicciones.

Mis hermanos y hermanas en Cristo, debemos descansar en la realidad de la presencia de Dios y no temer. Cuando buscamos su comunión, Él nunca nos dejará, nunca nos sentiremos solos en tiempo de problemas. El tiempo de dificultad vendrá, pero el Señor nos fortalecerá para tratar con ellos y atravesarlo con su gracia. Cuando Dios está con su pueblo, entonces, como cristiano, puedo asegurarle que usted está con nosotros. Nosotros, siendo cristianos, no debemos temer, ya que sus promesas con verdaderas y Él permanece a nuestro lado. Así pues, si el Señor está con nosotros para defendernos, y tenemos la promesa de la perseverancia, ¿quién podrá oponerse a nosotros? La presencia de Dios el Padre te otorgará descanso y esperanza en medio de todas las cosas que generan temor en los corazones de los hombres y mujeres.

Que Dios nos ayude y nos guíe para caminar en su camino y vivir en promesas. Amén.


ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Previous post

El Señor lucha por ti

Next post

Todos somos iguales ante los ojos de Cristo.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.