BienvenidaBlog

Navidad – Una temporada de sorpresas

Una temporada de sorpresas.

“Y el ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y lo llamarás Jesús … ‘ María le dijo al ángel: ‘¿Cómo puede ser esto, ya que soy virgen?’ “(Lucas 1: 30-31; 34

Esto es Navidad, una temporada de sorpresas. 

Una virgen concibe y espera el nacimiento de su hijo. 

Dios toma forma humana en el vientre de una mujer joven en edad de matrimonio. El Dios eterno, omnisciente y omnipotente, abandona las cortes del cielo y se inclina para establecerse en este mundo. 

El gran Creador viene al mundo y se le niega la bienvenida generosa que Dios merece de manera eminente. La gente de Dios se niega a otorgarle un hogar al Creador del cielo y la tierra. 

Esto es Navidad, una temporada de sorpresas. 

Los humildes pastores, que vigilan a su rebaño por la noche, quedan hipnotizados por la música celestial. Viajan a Belén, encontraron al Salvador acostado en un pesebre y difunden las buenas nuevas sobre lo que escucharon y vieron. 

Pronto, los magos de Oriente vendrán cargados de regalos significativos para rendir homenaje al bebé que está refugiado en un establo en Belén. 

Pronto, el que está vestido con las túnicas de nuestra humanidad y que asume nuestra vulnerabilidad será forzado a la condición de refugiado a causa de la tiranía de un gobernante iluso dispuesto a poner fin a la vida terrenal de cualquiera que considere potencial rival de poder. 

Esta es de hecho una temporada de sorpresas. 

En Jesús encontramos al Dios misericordioso que se hace como nosotros y nos ofrece la oportunidad de convertirnos en lo que fuimos hechos para ser: seres humanos que se transforman a través del regalo supremo e inmerecido de la salvación. 

Esta Navidad, el niño Cristo viene de nuevo en busca de un hogar en nuestros corazones, ofreciéndonos una vida abundante y plena: la vida eterna. Dios nos sorprende de nuevo con el don del propio ser de Dios. Si reconoce este don, el Espíritu Santo lo guiará a la vida en toda su plenitud y le otorgará la bendición en este mundo y en el mundo por venir. 

Abd Al Masih 


ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Previous post

Poema - Amor no conocido

Next post

El estado de los no musulmanes en el islam

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.