BienvenidaBlog

¿Domingo de Pascua o Día de Resurrección?

Hay mucha confusión acerca de lo que es el Domingo de Pascua. Para algunas, el Domingo de Pascua, se trata del conejito de Pascua. La mayoría de las personas entienden que el Domingo de Pascua tiene algo que ver con la resurrección de Jesús, pero están confundidos en cuanto a cómo la resurrección se relaciona con los huevos de Pascua y el conejito de Pascua.

Bíblicamente hablando, no hay absolutamente ninguna conexión entre la resurrección de Jesucristo y las tradiciones modernas comunes relacionadas con el Domingo de Pascua. Esencialmente, lo que ocurrió es que para hacer que el cristianismo sea más atractivo para los no cristianos, la antigua Iglesia Católica Romana mezcló la celebración de la resurrección de Jesús con celebraciones que involucraban rituales de fertilidad de primavera. Estos rituales de fertilidad de primavera son la fuente de las tradiciones de huevos y conejos.

La Biblia deja en claro que Jesús resucitó el primer día de la semana, el domingo (Mateo 28: 1, Marcos 16: 2-9, Lucas 24: 1, Juan 20: 1-19).

La resurrección de Jesús es digna de ser celebrada. Si bien es apropiado que la resurrección de Jesús se celebre un domingo, el día en que se celebra la resurrección de Jesús no debe referirse a la Pascua. La Pascua no tiene nada que ver con la resurrección de Jesús un domingo.

Como resultado, muchos cristianos están convencidos de que el día en que celebramos la resurrección de Jesús no debe ser referido como “Domingo de Pascua”. Más bien, algo como “Domingo de Resurrección” sería mucho más apropiado y bíblico. Para los cristianos, es impensable que permitamos que la tontería de los huevos de Pascua y el conejito de Pascua sean el centro del día en lugar de la resurrección de Jesús.

Por supuesto, celebra la resurrección de Cristo el Domingo de Pascua. La resurrección de Cristo es algo que debe celebrarse todos los días, no solo una vez al año. Al mismo tiempo, si elegimos celebrar el Domingo de Pascua, no debemos permitir que la diversión y los juegos distraigan nuestra atención de lo que realmente debería ser el día: el hecho de que Jesús resucitó de entre los muertos y de que su resurrección demuestra que efectivamente podemos ser prometidos un hogar eterno en el Cielo al recibir a Jesús como nuestro Salvador.


ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Previous post

Si Jesús viniera hoy

Next post

¿Por qué necesitamos un salvador?

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.